Campagne/campaña 2011

Conclusiones de la campaña de 2011

Portadade la memoria de la campaña de 2011
Portadade la memoria de la campaña de 2011

A la vista de los resultados obtenidos, todo parece indicar que el final de la época taifa, con el avance de la frontera cristiana, no marcó el abandono de Albalat, como pudo ocurrir en otros yacimientos de la zona, como Vascos (IZQUIERDO BENITO, 1999) o probablemente otros de la línea del Tajo (Alija, Espejel, Castro). Sin embargo, queda sin determinar que cambios pudo sufrir el asentamiento tras la primera conquista cristiana (1079-1110/9) y la reocupación musulmana (hasta el año 1142) a la cual aluden las fuentes:

Per idem tempus, est tradita sarracenis Cauria, a malis hominibus qui dicebantur esse se christianos et no erant; et acceperunt in Extrematura aliud castellum quod dicitur Alvalat; et munierunt Cauriam et Alvalat magna multitudine militum et peditum qui cotidie debellabant totam Extrematuram (Sánchez Belda, 1950: 84-85).
En efecto, no hemos descubierto por ahora indicios que permitan avalar una ocupación cristiana más tardia, tal y como se podría esperar teniendo en cuenta la donación real del lugar a la orden militar de Trujillo en 1195 (González González, 1960, III: 139-140, doc. 641). Tampoco hay evidencias que demuestren que la ciudad fue ocupada por los Almohades a raíz de su campaña de 1196.
Esto es un caso muy ilustrativo de las dificultades que entrañan la interpretación de estos textos, ya que las donaciones demuestran el interés por parte de las coronas cristianas de mantener una presencia militar en Albalat, pero en ningún caso constituyen una prueba irrefutable de que este establecimiento se llevase a cabo. En cualquier caso, debemos tener muy presente que solo se ha excavado hasta ahora una parte minima del yacimiento y que nada impide que en otros sectores se puedan encontrar pruebas que contradigan la hipótesis emitida aquí.

A pesar del carácter fragmentario de los datos obtenidos, estos hallazgos proyectan una luz inédita sobre la naturaleza y evolución de la ocupación del yacimiento. En efecto, aunque hemos probado que el yacimiento estaba ocupado hasta la primera mitad del s. XII, quedan por encontrar indicios que permitan datar su fundación. Su mención en las fuentes del siglo X podría sugerir la existencia de una ocupación anterior, pero aún no somos capaces de detectarla con el registro arqueológico. La cata realizada en el sector B del sondeo 2 ha puesto en evidencia una sucesión de rellenos, depositados probablemente de manera bastante rápida a juzgar por su por su estratificación subhorizontal, y que aparecen relacionados con muros que fueron arrasados para crear un nuevo espacio que se aprecia de forma aún muy parcial en este sondeo. El poco material cerámico aparecido confirma que estamos ante niveles fechados como muy tarde en el siglo XI, pero es necesario esperar a los resultados de análisis de C14 para quizás establecer un terminus más fiable.
También se ha de subrayar el carácter eminentemente doméstico de las estructuras puestas a la luz. La gran vivienda del sondeo 1 se organiza en torno a un patio enlosado y provisto en su centro de un arriate, alrededor del cual se abren distintas dependencias utilitarias (cocina, letrina, salida principal a la calle), así como una gran estancia mejor acondicionada (arco de ladrillo, esterilla en el suelo) en la que, sin duda, se desarrollaba buena parte de la vida de sus habitantes.
De momento, resulta demasiado prematuro hablar de la presencia de una clase de alto rango social. Los indicios que irían en este sentido siguen muy escasos y ambiguos, tales como algún fragmento de loza dorada, la ocultación de dinares o aún las piezas de ajedrez. Estas últimas, asociadas con los grabados de alquerques incisos sobre las losas del suelo de la estancia D del sondeo 2, también podrían remitir a la presencia de una guarnición militar. Sin embargo, queda mucho por estudiar y excavar antes de llegar a conclusiones definitivas.

En lo que respecto el medio ambiente, varias líneas de investigación se están desarrollando para poder proponer, a medio plazo, una aproximación sobre los usos de los recursos naturales, que sean faunísticos o vegetales, y de este modo obtener datos sobre las actividades campesinas, agrícolas, ganaderas o cinegéticas desarrolladas por los moradores de este pequeño establecimiento urbano. Los análisis, que dependen de distintas disciplinas y utilizan técnicas variadas, están a cargo de especialistas en arqueozoología, arqueobotánica y geoquímica. Los distintos restos estudiados están aportando informaciones inéditas que convendrá contrastar con nuevas muestras.
De momento, la vegetación del entorno se aproxima en mayor parte a través de restos de madera carbonizada, procedente en mayor parte de los tejados, y de forma minoraría de hogares o del relleno de fosas. En principio, la madera más usada en estructuras constructivas parece ser la de Pinus pinaster, cuyos restos proceden sobre todo de las viguetas de la techumbre quemada del sondeo 1. Es posible que para las puertas se utilizaran otros tipos de madera, tal y como sugiere la presencia fuerte de Quercus en el entorno de la entrada principal y de la que conecta el zaguán y el sector C. Del mismo modo, otros hallazgos en el suelo e interior de hogar de la cocina nos indican el uso como combustible doméstico de madera de Prunus  y de Fraxinus. En la alacena practicada en el tabique de la estancia A1  vuelven a aparecer cenizas de hogar, en las que de nuevo aparecen restos de Prunus, mezclados con los procedentes de madera de árboles riparios. Sólo el relleno de las dos fosas, excavadas respectivamente en el suelo de la cocina y debajo del suelo enlosado del zaguán, muestran una diversidad de maderas mucho más rica, aunque sigue predominando el Prunus. Fraxinus y Alnus tienen el mismo papel de combustible para el hogar del baño, junto con las leguminosas –de alto valor calorífico- pero que no se han detectado fuera del baño.
La diferencia es notable con el sondeo 2, donde el Quercus remplaza a Pinus para la techumbre y como madera de combustible. Estos datos ponen de manifiesto que las especie identificadas, como la encina-coscoja, los árboles de ribera y los matorrales, se encontraban en el entorno del establecimiento. Solo el pino resinero, que no crece hoy en el entorno del yacimiento, podría venir de la cabecera del Tajo (Guadalajara-Cuenca) a través del río, o más probablemente, de las laderas arenosas en el valle del Tiétar, donde aún crecen pinares que se citan ya en el s. XIV. Esta última opción nos parece más probable, ya que el transporte fluvial se solía reservar a grandes troncos, pero no a los de pequeño grosor como los utilizados en el yacimiento.
Los restos de semillas son muy escasos debido a que se conservan difícilmente en el tipo de depósitos excavados hasta ahora. En este sentido resultaría de gran interés excavar el pozo negro asociado con la letrina del sondeo 1.
Por otro lado, la palinología no ha dado hasta el momento resultados positivos.
Finalmente, la cromatografía de gases de un fragmento de rueda de molino de mano de granito permitió detectar varios residuos (trigo, aceitunas y nueces) que se han de relacionar con la molienda. Hasta ahora, muy pocos estudios de este tipo han sido aplicado a molinos medievales, siendo destacables los análisis efectuados sobre varios molinos conservados en el museo de arqueología de Olèrdola (Barcelona), utilizando un microscopio electrónico de barrido y una criba muy fina pusieron en evidencia que un molino fechado del s. X había molido cebada (TRESSERRAS JUAN, 2009: 494).
En cuanto a los restos faunísticos se mantiene la tónica de los hallazgos descritos en los informes de las campañas anteriores: predominio de ovicápridos entre el ganado, una presencia importante de carne de caza (en especial ciervos) y parte del alimento obtenido en el río (peces y almejas fluviales). Además, sigue resultando importante las presencia de équidos con señales de consumo, algo inusual y posiblemente relacionado con desabastecimiento de alimento provocado por un asedio.
En último lugar, debemos recordar que en paralelo a las actividades científicas que se desarrollan, en este proyecto se le ha dado gran importancia a la formación de los estudiantes voluntarios y a la sensibilización de la población local. En este último aspecto, se organizó una tarde de iniciación a la arqueología para los niños de la escuela de Romangordo, y una visita guiada dirigida los habitantes de los pueblos cercanos. Estas actividades han permitido transmitir a los asistentes un primer acercamiento al trabajo arqueológico y sus objetivos y a los resultados obtenidos en el yacimiento.