Archives mensuelles : avril 2013

Fichas de ajedrez/Pièces d’échec

Dos fichas de ajedrez han sido halladas en los niveles de destrucción de la cocina documentada en el sondeo 2.

  • Peón de ajedrez.
    Peón de ajedrez.

    ALB11/S2-B/UE3071-H4. Peón de ajedrez. Pieza tallada y pulida en hueso. Dimensiones: alto 4,9 cm por una anchura máxima de 2,35-2,1 cm. Presenta una forma cónica rematado por un pequeño casquete piramidal (con facetas poco definidas) y una base de tendencia oval (2,3 x 2cm). El tratamiento superficial se limita a un pulido  liso sin decorar que deja al descubierto en algunas zonas la estructura interna del hueso.

  • ALB11/S2-B/3080-H5. Torre de ajedrez (¿?) Pieza realizada probablemente en un gran hueso (escapula o cadera) de bóvido, tallado y pulido quizás para figurar una torre estilizada. Dimensiones: 5,9x 3,9-3,6-4x 1,5-1,6-1,1 cm. Su cuerpo es troncocónico, ligeramente curvo y rematado por dos almenas estilizadas en la prolongación del cuerpo. Su base plana aseguraba su posición vertical. El tratamiento superficial incluye una decoración a base de círculos, o bien calados o bien incisos con la ayuda de una herramienta punzante, probablemente uno o dos punzones que permiten repetir los mismos motivos. Algunas zonas han sufrido una erosión superficial que pone en evidencia la estructura interna del hueso.

[S.Gilotte, extrato de la memoria de 2011]

Torre (¿?) de ajedrez. Cara A.
Torre (¿?) de ajedrez. Cara A.

Sophie Gilotte

CNRS, CIHAM-UMR 5648 (Lyon)

More Posts

Fragmento de un molde bivalvo de orfebrería

scanmoule_2
Cara A con el negativo de un colgante.
© Équipe de fouille (2010).

(ALB10/S2-B/3016-L1),  tallado en una piedra densa y grano fino, de color verde (metapelita con bajo metamorfismo*). Presenta la forma de un paralelepípedo acabando en un triangulo de punta truncada, con las esquinas redondeadas.
Dimensiones: 8 cm de largo, ancho de 7 cm (max.) a aprox. 3,5 cm (roto), grosor entre 2 cm y 1,6 cm.

El hecho de que sus dos caras están trabajadas (amuleto y colgante) indicaría  empleos sucesivos para fabricar diferentes piezas. Además, el desgaste de la cara B –al cual se añaden roturas en un lado y una esquina truncada- contrasta con el buen estado de la otra cara, sugiriendo que esta última es la más reciente. La práctica de reutilizar la piedra de un molde no es sorprendente y se registra en numerosos
moldes medievales; esta acción es a veces patente por el recorte de la piedra que afecta al negativo de las piezas más antiguas. Se debe probablemente a la voluntad de ahorrar un material que no está presente en el subsuelo de todos los lugares, o a la limitada vida útil del molde, fragilizado por las altas temperaturas del metal en fusión. De hecho, zonas concretas de la cara A (canal y parte de la pieza) han adquirido un
color rojizo que podría ser indicio de sobrecalentamiento.
[Extracto de la memoria de la campaña de 2010. S. Gilotte]

scanmoule_1
Cara B del con negativo de un amuleto.
© Équipe de fouille (2010).

* Análisis efectuados por J. V. Navarro & M. Blanco, « Análisis de una matriz de molde de piedra para orfebrería procedente del yacimiento medieval de Albalat, Cáceres (Romangordo) », informe del Archivo General del Instituto del patrimonio cultural de España (IPCE), Madrid, 2011, 6 p.

Sophie Gilotte

CNRS, CIHAM-UMR 5648 (Lyon)

More Posts